MediosCorp - SEO On Page

¿Qué es el "SEO On Page" y para qué sirve?

"SEO On Page" es el término utilizado para referirse a las optimizaciones SEO que el usuario puede realizar en la propia página y que mejorarán el posicionamiento orgánico de la misma en buscadores. El término proviene del inglés y significa "En Página", es decir, las mejoras que dependen el usuario.

El SEO On Page permite que Google entienda cómo clasificar una página y que la indexe lo más rápidamente posible.

El objetivo del "SEO On Page" es que Google encuentre la página y la indexe de la forma más rápida posible. En este proceso, el motor debe ser capaz de encontrar el contenido y clasificarlo adecuadamente. En resumen, el "SEO On Page" explica de forma clara y sencilla a Google cuál es el propósito de cada página.

Es importante señalar que, para que Google clasifique la página, se deben cumplir ciertas etiquetas de cortesía. Si una página está sobreoptimizada, por ejemplo con demasiadas palabras clave, Google entenderá que intenta hacer trampa y que, en realidad, la páginano aporta valor, por lo que puede sancionarla o no indexarla.

¿Es importante el SEO On Page para posicionar una página?

Esta es una pregunta que surge en muchos foros de expertos SEO. Algunos dicen que sí y otros que no. Es cierto que algunos factores SEO como la velocidad de carga o el perfil de enlaces tienen un "mayor peso", pero si la optimización de página está bien realizada, Google será capaz de encontrar y clasificar el contenido con mayor rapidez.

Incluso sin el SEO On Page, Google indexa las páginas, sin embargo, sin unas instrucciones claras, puede que se clasifique de forma incorrecta y aparezca en búsquedas incorrectas. Es decir, es importante optimizar una página y señalar a Google cuál será la clasificación correcta, para mejorar el posicionamiento SEO.

¿Cómo se puede mejorar el SEO On Page de una página?

– Palabras Clave: Las palabras clave son importantes para la clasificación y el posicionamiento de una página web. El usuario debe realizar una búsqueda completa, elegir cada una con mucho cuidado y hacer un buen seguimiento. Hay que tener especial cuidado en no abusar de ellas. Las palabras clave deben aparecer en el contenido y hacerlo de la forma más natural posible, utilizando sinónimos y términos relacionados siempre que sea necesario.

-Título de la página: El título de la página es el elemento más importante del SEO On Page, ya que es la etiqueta que indicará a Google el tema de la página. El título se muestra en la pestaña del navegador y en los resultados de búsqueda y define a la página, por lo que debe estar relacionado con el contenido. El título debe contener la palabra clave, lo más al principio posible, tener un máximo de 70 caracteres y deberá resultar atractivo.

-URL: La URL debe ser lo más natural posible. Para optimizarla se deben eliminar las fechas (a no ser que se trata de un medio de noticias), así como todos los números y símbolos. Las URL "sucias" resultan sospechosas y muchos usuarios no harán clic sobre ellas.

-Rich Snippets (Fragmentos enriquecidos): Los Rich Snippets, junto a la metadescripción, son dos elementos que debes cuidar, ya que ayudan a los motores de búsqueda a comprender mejor los contenidos y mejoran la visibilidad del resultado en la página, logrando atraer más clics en el contenido.

-Encabezados: Los encabezados (H2, H3, H4…) sirven para organizar el contenido dentro de un artículo o página web. Ofrecen una estructura que los motores de búsqueda —y también los usuarios, que escanean el contenido— podrán seguir para leer rápidamente el contenido.

-Encabezado principal: Dentro de las etiquetas «H», la más importante es la H1, que es el encabezado principal de la página y que debe ser único para cada una. El H1 no es el título de la página, se trata de una variante más larga y descriptiva del título, que permite al usuario disponer de un resumen del contenido.

-Multimedia: Las imágenes, los vídeos y el contenido embebido, ayudan a romper la monotonía del texto. En este caso, las imágenes deben estar optimizadas, con un tamaño correcto y un peso reducido, esto ayudará a que la página se cargue rápidamente. También es muy importante completar todos los campos de información de la imagen, como la descripción o la etiqueta Alt.

-Enlaces: Los enlaces son otro factor de SEO On Page que se debe tener en cuenta. Una página debe contener enlaces externos e internos. Los enlaces internos, aquellos que enlazan contenido de la propia página, permiten reducir la tasa de rebote y pueden llevar visitas a páginas que el usuario quiere destacar. Los enlaces salientes, en cambio, llevan al usuario a otras páginas, en las que pueden ampliar la información.

-Contenido: En el SEO hay un dicho: «El contenido es el rey». El contenido de calidad resulta útil para los usuarios. Si, tras realizar una búsqueda en Google, el usuario encuentra una respuesta en el contenido, regresará a la página cuando necesite información. Cuántos más usuarios consideren que el contenido es útil, mejor se posicionará la página. Google analiza los contenidos de una página y, con ellos, se hace una idea de la relevancia de la misma en comparación con otras que tratan el mismo tema.

-Estructura de la página web: Google prefiere páginas con una estructura sencilla, sin muchos menús y submenús, ni demasiadas categorías. Una página con demasiadas opciones puede resultar abrumadora para el visitante, lo que acabará aumentando la tasa de rebote, ya que la gente se marchará.

-Velocidad de carga y optimización móvil: Por último, la página debe tener una velocidad de carga rápida, pocos usuarios esperan más de dos segundos a que un contenido se cargue. En Internet, existen muchas herramienta gratuitas para analizar la velocidad de carga de una página, como PageSpeed Insights.

Las páginas también ser mobile friendly, es decir, que deben estar adaptadas para su uso en teléfonos móviles y dispositivos portátiles. Es muy importante asegurarse de que la página esta optimizada para este tipo de carga, algo que se puede hacer usando esta herramienta de Google.

¿Qué son las Metakeywords en SEO?

Las Metakeywords son una serie de metaetiquetas en las que se introducen palabras clave, que permiten indicar a los motores de búsqueda cuál es el contenido o el tema de una página web. Actualmente, las metakeywords están en desuso, sin embargo, algunas páginas siguen incluyendo este contenido en su código HTML.

Las metakeywords dejaron de utilizarse cuando los algoritmos de los motores de búsqueda empezaron a tomar en cuenta factores de SEO On Page

Las metakeywords han dejado de utilizarse ya que la constante evolución de los motores de búsqueda y de sus algoritmos, han hecho que el peso del posicionamiento recaiga sobre otros elementos de la página como la distribución de las palabras clave o las etiquetas «Title» y «Description».

Estas etiquetas fueron muy utilizadas en el pasado, ya que ofrecían información muy importante para saber cómo posicionar la página web y se utilizaron en los tiempos de los buscadores como Altavista. En este tiempo, los buscadores juzgaban las páginas por su contenido y no por los factores de posicionamiento SEO On Page.

Muchas páginas siguen utilizando las metakeywords a pesar de que Google aconseja que no se utilice, ya que lo único que hacen es engrosar las líneas de código, pudiendo resultar más perjudicial que beneficioso, ya que podría empeorar el rendimiento de la página y su tiempo de carga.

Un mito común sobre las metakeywords es que Google penaliza su uso. Sin embargo, esto no es cierto.

¿Para qué sirven las metakeywords?

Antes de la evolución de los algoritmos de Google, las metakeywords servían para indicar la temática y señalar a Google cuál eran las palabras clave por las que se debía posicionar la página web.

En su tiempo, las metakeywords contenían información y datos importantes como el título de la página y un breve resumen del contenido para que la página web fuera más rápida de detectar y posicionar por los motores de búsqueda. También ofrecen información sobre qué páginas se quieren indexar y cuáles no.

Siguen el siguiente esquema HTML, por ejemplo:

<meta name=»keywords» content= «Zapatería, Zapatos, Complementos»>

La etiqueta metakeyword no tiene límite de extensión, por lo que se puede seguir añadiendo más combinaciones de palabras clave para poder posicionar la página en diferentes temáticas.

9 errores SEO que perjudican el posicionamiento de una página web

Para posicionar un proyecto en Google, es necesario contar con una buena estrategia SEO que tenga en cuenta todos los factores, tanto los de SEO On Page, como los Off Page. El problema que muchos usuarios se encuentran es que resulta muy complicado mantenerse al día con las constantes actualizaciones del algoritmo de Google, por lo que acaban cometiendo algunos errores comunes, que perjudican su posicionamiento.

Entender los errores más comunes ayudará a mejorar el posicionamiento de una página web

Es importante que se entiendan cuáles son los errores SEO más comunes, para que sean fáciles de identificar y de solucionar. Para ayudar a aquellos usuarios que estén revisando la estrategia SEO de su página web, a continuación, se muestran algunos de ellos:

1-Ignorar la intención de búsqueda: Los usuarios realizan búsquedas con distintos objetivos. Por ejemplo, un usuario que realiza una consulta busca información y, por eso, Google muestra resultados informativos, junto con el snippet «otras preguntas de los usuarios». En el caso de búsquedas del estilo «comprar…», el buscador lanza resultados de compra.

Es importante que, a la hora de realizar una búsqueda de palabras clave, se tengan claras las intenciones de búsqueda del usuario. Para acertar en este tipo de búsquedas, a la hora de hacer la búsqueda, el usuario debe tener presente en todo momento a sus usuarios y preguntarse: «¿qué buscan mis usuarios?».

2-Tiempo de estancia y tasa de rebote: La experiencia de usuario se convertirá, a partir de 2021, en un factor SEO importante. Sin embargo, muchas veces se olvida en favor de otros aspectos más técnicos.

Al preguntarse qué buscan los usuarios, se deben revisar cada página y ver si su contenido responde realmente a esa pregunta. Muchas veces, el encabezado puede resultar engañoso o la información expuesta, no es del todo adecuada. La página debe ofrecer una respuesta a la pregunta del usuario, de lo contrario, saltará a otra página, bajando el tiempo de estancia y aumentando la tasa de rebote.

3-No optimizar las imágenes: Las imágenes forman parte de la estructura de la web y, por eso, se debe tener en cuenta su optimización. Un error común suele olvidar configurar la etiqueta Alt o subir una imagen que pesa demasiado. Es importante rellenar todos los espacios de información en las imágenes, ya que estas etiquetas ayudarán a posicionar el contenido en Google.

4-Etiquetas meta: Las etiquetas meta permiten que los motores de búsqueda identifiquen rápidamente los principales temas de tus páginas, y los asocien con las palabras y frases claves correctas en cada búsqueda.

Hay que escoger las mejores palabras para las etiquetas del título y deben ajustarse al máximo al contenido. Además, con las metaetiquetas el usuario tiene la posibilidad de utilizar frases y palabras clave alternativas.

El usuario debe revisar también todas las páginas en busca de cualquier título o metadescripción que contenga palabras clave duplicadas o que no disponga de ellas.

5-Contenido duplicado: El contenido duplicado puede ocasionar problemas de posicionamiento. Si el usuario encuentra párrafos duplicados, etiquetas de título o URL duplicadas, debe solucionarlo. De lo contrario, puede perder posiciones en Google.

En el caso de contar con dos URL iguales, es posible hacer una redirección 301 o añadir la etiqueta «rel=»canonical»» a la URL principal.

6-Problemas con los enlaces internos: Los enlaces internos son una forma de mejorar la experiencia de usuario y mantener al lector más tiempo en la página. Siempre deben aportar valor, por lo que es importante que las páginas de un sitio web tengan una buena estrategia de enlazado interno.

7-Problemas con el linkbuilding: Además de los enlaces internos, se deben cuidar los enlaces externos y aquellos enlaces que recibe la página web. Los enlaces siempre deben ser naturales y de calidad, revisando el perfil de enlaces y eliminando aquellos de baja calidad siempre que sea posible.

En cuanto a los enlaces, hay que cuidar el texto ancla, no se deben sobreoptimizar, ya que añadir demasiadas palabras clave en los ancho text, puede llevar a penalizaciones de Google.

En el caso de los enlaces que se reciben, siempre será mejor un enlace bueno, que llegue desde una página cercana a la temática y con mucho tráfico, que tener muchos enlaces de poca calidad de páginas web menores o dudosas.

8-Velocidad de carga y respuesta del servidor: La velocidad de carga de una página es otro factor SEO importante y que, cada vez, cobra mayor relevancia para Google. Cuánto más rápida sea la carga, mejor respuesta del usuario y, por tanto, mayor apoyo de Google para su posicionamiento.

También hay que tener en cuenta la respuesta del servidor, aquí se incluyen los errores de tipo 404 (página no encontrada) y cualquier fallo de respuesta del servidor. Cuando la respuesta del servidor al cliente falla, el usuario pierde la confianza en el sitio web.

9-Errores de rastreo: Este es uno de los puntos más importantes. Mantener errores de rastreo (Errores 400, enlaces internos rotos, páginas incorrectas o no rastreadas, imágenes rotas…) en una página web puede ser muy perjudicial.

Estos errores se pueden evitar revisando la página web en busca de cualquier elemento roto o bloqueado. Es importante revisar el sitemap XML y el archivo robots.txt, también se deben arreglar las páginas huérfanas (aquellas páginas que no cuentan con enlaces internos que apunten hacia ellas).

Cómo optimizar los enlaces internos de una web

Los enlaces internos son aquellos que enlazan a páginas dentro un mismo dominio. Estos enlaces crean una «jerarquía», que se define en base a la página principal o «homepage» del dominio. Desde esta página, los enlaces internos reparten autoridad al resto de páginas.

Los enlaces internos permiten crear una jerarquía de páginas, para que el usuario se adentre en el contenido, saltando de página en página

Los enlaces internos permiten que las «arañas» de Google se puedan mover por dentro de una página web. Estas «arañas», que son las encargadas de escanear los contenidos de las páginas web para posicionarlas, se mueven por los enlaces «saltando» de una página a otra, en lo que se podría definir como una «telaraña» o «red» de enlaces.

Con esta «red» las arañas pueden determinar diferentes factores de una página como la relación que existe entre cada una de las páginas, la temática de la página web o la relevancia que tiene cada contenido. Por eso, cuanto más fuerte y estructurado sea el enlazado interno de una página web, más sencillo será que Google indexe correctamente una página web y la posicione en la temática correcta en la página de resultados de búsqueda.

Enlaces internos para mejorar el SEO

Todas las páginas web tienen una serie de enlaces internos que podríamos llamar «predefinidos», estos se encuentran en la menú de navegación, en los widgets laterales de la página, los formularios o los típicos pies de página,  que contienen enlaces a páginas con declaraciones de privacidad o términos y servicios.

¿Por qué utilizar enlaces internos?

Los enlaces internos sirven para mejorar el SEO On Page, ya que aportan una serie de ventajas como:

-Pueden llevar autoridad a una página concreta dentro del sitio web.

-Mejoran la experiencia del usuario, ya que reduce la tasa de rebote y acompañan al usuario de un contenido a otro, permitiendo que aumente la información.

-Crea una estructura de jerarquía entre las diferentes páginas, lo que permite que Google indexe más rápidamente la página.

¿Cómo mejorar los enlaces internos de una página web?

Lo primero, es revisar todos los enlaces internos existentes. Hay que comprobar que todos están funcionando y que no hay demasiados enlaces internos, no hay una regla específica sobre cuántos son demasiados enlaces, pero basta con aplicar el sentido común, por ejemplo, 4.000 enlaces internos en una página serán demasiados.

A partir de aquí, para mejorar los enlaces internos de una página se debe:

-Identificar las páginas más populares: Identifica las páginas del sitio web que tengan más visitas. Esto se puede hacer en Google Analytics. Una vez identificadas estas páginas, se debe buscar contenido relacionado o, en caso de no disponer de ese contenido, crear contenido que se pueda enlazar a esas páginas.

-Posición del enlace: Por norma general, los enlaces que aparecen en la parte superior de los contenidos suelen tener más peso en el SEO.

-Palabras clave y anchor text: El «anchor text» es el texto que se utiliza para enlazar el contenido. Por ejemplo, en este artículo se ha utilizado la palabra SEO On Page como texto ancla para enlazar a un artículo con esa misma palabra clave. Aunque es conveniente utilizar la «keyword» en el texto del enlace, conviene ir con cuidado, ya que Google quiere que los contenidos sean naturales, por lo que no se debe forzar la inclusión de una palabra clave.

-Número de enlaces internos por página: Como ya hemos explicado, no conviene saturar una página con enlaces internos. Conviene mantener un texto limpio, con uno o dos enlaces. Si se abusa de los enlaces internos, se podría caer en una canibalización de palabras clave, creando competencia entre las mismas keywords. Conviene mantener cierto equilibrio, no es bueno sobrecargar unas páginas y dejar otras totalmente limpias.

-Página de destino: A la hora de trabajar con enlaces internos, se debe tener muy presente la experiencia de usuario. Recuerda siempre que nunca se debe obligar al usuario a hacer muchos clics para llegar a un contenido y, siempre que sea posible, el enlace se debe abrir en una pestaña nueva, pero nunca en una ventana nueva, ya que puede resultar confuso para el usuario, haciendo que pierda la concentración.

También conviene evitar enlaces a páginas como «contacto» o «inicio», ya que lo que se busca es sumergir al usuario en contenido profundo de la página, para que siga leyendo y encontrando nuevos enlaces internos que lo dirijan a otros contenidos.

Qué es el Contenido Evergreen y cómo ayuda al posicionamiento SEO

El "Contenido Evergreen", que traducido al español sería algo como «Contenido Siempreverde», es un contenido atemporal que se publica en una página web para mejorar su posicionamiento. Se trata de un contenido que no tiene fecha de caducidad y que no queda obsoleto, pues no responde a eventos de actualidad, y por lo tanto genera visitas de forma continua, no solo en el momento de su publicación, por lo que supone una buena forma de trabajar el SEO y el tráfico de una página web.

El Contenido Evergreen puede tener la forma de un artículo informativo, una guía paso a paso, una reseña de producto, una infografía o un ebook

El Contenido Evergreen responde a preguntas recurrentes de los usuarios. Por ejemplo, una noticia sobre el último lanzamiento de una marca de coches no sería Evergreen, ya que al cabo de un par de semanas queda obsoleta. En cambio, una lista de recursos para usuarios de tal modelo de coche, sí que será Evergreen, ya que responderá a una necesidad de los usuarios en cualquier momento. Estos contenidos, aunque no requieren una actualización constante, sí que deben ser revisados y actualizados cada cierto tiempo.

El principal valor de este tipo de contenidos es que son visitados con más frecuencia por los usuarios, creando un efecto de «bola de nieve», es decir que con el tiempo cobra más relevancia para Google, que posicionará mejor la página al considerar que el contenido es de gran valor para el usuario y, por tanto, obtendrá más visitas. Estos contenidos pueden tener forma de artículos explicativos, tutoriales y guías, listas con recursos o glosarios de temas.

Este contenido, al no tener fecha de caducidad, también permite una mejor distribución. El usuario podrá compartir el contenido en sus redes sociales el día de su lanzamiento, pero podrá seguir haciéndolo de forma periódica para mejorar el impacto.

El SEO On Page es especialmente importante a la hora de escribir este tipo de contenido, ya que se deben planificar bien las palabras clave que se utilizarán en su redacción, en los encabezados y en la configuración de las imágenes.

Además, el Contenido Evergreen se puede reutilizar y para crear una estrategia de enlaces internos de calidad. Este tipo de contenidos se pueden incluir en recopilaciones de artículos relacionados o se puede «reciclar» y utilizar para crear una infografía, un vídeo o un podcast.