MediosCorp.com

Expertos en Soluciones Web desde 1999, Los Mochis, Sinaloa, México

Tres errores SEO que impactan en el posicionamiento

Fecha de Publicación: 31/08/2020

El SEO puede ayudarte a posicionar tu contenido en Internet, haciendo que tu página aparezca en los primeros resultados de la página de resultados de Google, con los que se mejora la visibilidad de la marca y, por tanto, la obtención de nuevos clientes que encontrarán la página cuando busquen solución para alguno de sus problemas.

Es común cometer ciertos errores con el SEO que pueden arruinar el posicionamiento de una página y hacer que pierda visibilidad en Google.

Sin embargo, es muy importante comprender bien cómo funciona el SEO, ya que una mala estrategia también puede ocasionar una pérdida de posiciones en el buscador o incluso la desaparición de los mismos, si Google cree que se están realizando malas prácticas o detecta alguna práctica de Black Hat SEO.

Para ayudar a aquellos usuarios que quieren evitar perder posiciones en Google, estos son los 3 principales errores SEO que se cometen y que hacen perder posiciones a las páginas:

-Mal estudio de palabras clave: A pesar de que los cambios en el algoritmo de Google han ido restando importancia a las palabras clave, siguen siendo un factor de posicionamiento relevante.

El estudio de palabras clave es una parte vital de cualquier estrategia SEO, ya que sobre este estudio se edificará la página web, sus contenidos y también serán las encargadas de dirigir al público hasta la página. Si las palabras escogidas no son las correctas, puede que la página no se posicione o que atraiga a un público incorrecto.

Un buen estudio de palabras clave no se limita a escoger aquellas con mayor volumen de tráfico. Es necesario entender cómo funcionan y cuál es la más adecuada en cada momento del proceso de decisión de compra del usuario. Las palabras clave genéricas se pueden utilizar en páginas de información sobre la empresas o los servicios, pero cuando se crea contenido de venta, se deben utilizar otras palabras clave que acompañen a la intención de venta.

-Olvidar las etiquetas y las metadescripciones: El objetivo del SEO es que tu página y sus contenidos aparezcan lo más arriba posible en las páginas de resultados de búsquedas. Muchos profesionales, centran sus esfuerzos en la creación de contenidos, con buenos estudios de palabras clave y la creación de calendarios de contenidos que cubren todas las estaciones del embudo de ventas, pero se olvidan de optimizar las etiquetas de Título y las metadescripciones.

La metadescripción ofrece un resumen de todo lo que el lector se encontrará cuando pinche en tu contenido, mientras que el título contendrá las palabras clave y resultará atractivo. Cuando ambas están optimizadas, mejoran el click-through rate, llevando más visitas a tu página.

La metadescripción no debe superar los 160 caracteres y debe ofrecer una descripción clara de tu contenido y de tu empresa. Al contrario de lo que algunos piensan, la metadescripción debe escribirse para tu público objetivo y no para el robot de Google, ya que en un par de líneas debe convencer a un cliente potencial de que pinche en el enlace.

-Demasiados errores 404: Pongamos como ejemplo un usuario que está buscando en Google: «ordenadores gaming baratos», tras pasar un buen rato revisando los resultados de la primera página, encuentra una metadescripción que se ajusta a lo que está buscando. Pincha sobre ella y, aparece un error 404 y el contenido ha sido eliminado.

Este tipo de experiencias resultan muy frustrantes, sobre todo hoy en día cuando Internet está lleno de contenidos, por lo que ninguna página web se puede permitir tener errores 404. Estos errores tienen un impacto negativo en el posicionamiento de las página y cuántos más de estos errores contenga, peor será el posicionamiento.

Una página con muchos errores 404 está enviando señales a Google de que no revisan los contenidos, ni los actualizan. En pocas palabras, están diciendo al buscador que la página web está abandonada, por lo que Google dejará de tenerla en cuenta al mostrar los mensajes.

Estos errores son habituales, al actualizar o eliminar contenido antiguo o poco relevante. Sin embargo, conviene revisar siempre estos errores y realizar redirecciones para mantener la navegación «limpia». Si hay errores 404 que no pueden ser redirigidos, al menos se debe crear una página 404 personalizada, incluyendo un call-to-action que redirija a los lectores a otro contenido.