MediosCorp.com

Expertos en Soluciones Web desde 1999, Los Mochis, Sinaloa, México

Cómo posicionar bien tu web a pesar de los cambios de algoritmo de Google

Fecha de Publicación: 28/07/2020

Cada cierto tiempo, Google lanza una actualización de núcleo que, al contrario que las actualizaciones convencionales o los lanzamientos de nuevos algoritmos como Panda o Bert, no suelen ir acompañadas de información por parte de Google. Esto provoca cierto desconcierto entre los SEO y webmasters, que no saben cómo configurar sus artículos para seguir apareciendo en los primeros puestos de Google.

En la actualidad, los algoritmos de Google analizan hasta 250 factores a la hora de posicionar un contenido o una página.

En enero de 2020, Google lanzó unas de estas actualizaciones de núcleo. Nadie tenía pistas sobre los cambios que se introducían en él, por lo que Google, a través de un artículo en su blog para Webmasters, aconsejó a los usuarios afectados por el cambio de algoritmo no tocar nada, aunque sí recomendaban revisar el contenido de las páginas y asegurarse de que estaban ofreciendo el mejor contenido posible.

Con esto en mente, sabiendo que hay cambios de algoritmo sobre los que se tiene información, y otros sobre los que no se tiene, hay dos acciones que los usuarios pueden realizar en sus páginas para que sus artículos no se vean perjudicados cuando Google realiza actualizaciones del algoritmo. Son estándares que Google tendrá siempre en cuenta, aunque realice ajustes en los algoritmos.

-Respetar el estándar EAT

EAT es el acrónimo de \"experiencia, autoridad y confianza\". Google posicionará en los primeros puestos todo el contenido que respete este estándar. Pero, ¿qué es el contenido EAT?

En primer lugar, debe ser contenido original. El contenido genérico o de nicho no posiciona bien, ya que los usuarios han consumido demasiados contenidos a estas alturas, por lo que son capaces de diferenciar el contenido útil y novedoso, de aquel que simplemente recicla lo que hacen los demás.

En segundo lugar, evitar el llamado Thin Content. Se trata de contenido vacío, lo que vulgarmente se llama paja. Todo el contenido que no diga nada, que no explique nada y que no aporte nada al texto, debe ser eliminado. El contenido debe ser profundo y extenso, siempre que sea posible se debe utilizar más de un nivel de encabezados, para impresionar a Google —y a los lectores— se debe tratar un tema en profundidad, intentando no dejar nada fuera. Siempre es bueno apoyarse en imágenes, gráficos y estadísticas que aporten mayor profundidad a un tema.

En tercer lugar, el contenido debe mostrar la autoridad de la página. Esto es especialmente importante en páginas dedicadas a la salud y al dinero. Estos contenidos deben ir apoyados por las opiniones de expertos en la materia. Por ejemplo, un experto en financias reconocido en todo el mundo, posicionará mejor los textos de su blog de lo que lo hará una página de finanzas con noticias escritas por un grupo de periodistas o redactores.

Por último, el contenido debe resultar atractivo también a la vista. Los grandes bloques de texto hacen que los usuarios abandonen la lectura. Siempre será mejor presentar el texto en párrafos pequeños, con frases cortas y encabezados. Hay que cuidar la gramática y la ortografía, utilizar fuentes grandes y en cuanto a las imágenes, siempre deben ser de gran calidad.

Contenido para intención de búsqueda

Por desgracia, por mucha autoridad que tenga una página, si las palabras clave que utiliza no son las mismas que buscan los lectores, el contenido nunca posicionará bien. En este caso, conviene hacer un ejercicio de reflexión y ponerse en la piel del usuario. Hay que imaginar qué términos utilizan cuando hacen búsquedas y qué es lo que esperan del contenido que encuentran.

Por ejemplo, un usuario que busca cómo crear un calendario de contenido. Realiza su búsqueda en Google y encuentra un blog de marketing digital que le explica qué son los calendarios de contenido, con imágenes de ejemplos de calendarios, estadísticas de empresas que los utilizan y gráficos sobre lo bien que funcionan los calendarios. Pero hay un problema, en ninguna parte explican cómo crear los calendarios. Cualquier usuario saldrá de esa página y buscará otra, puede que encuentre una que sea menos bonita a la vista y que no tenga gráficos ni estadísticas, pero al final del artículo logra armar su calendario.

Eso es la intención de búsqueda: ofrecer una respuesta satisfactoria a una pregunta o un problema planteado por los usuarios. En algunos casos, como en el del ejemplo, la intención de búsqueda es sencilla, pero en otros no tanto. Por ejemplo, ¿cuál es la intención de búsqueda para «mejores quesos de cabra»? ¿El usuario busca una receta? ¿Busca la mejor marca de quesos? ¿Tal vez está buscando la mejor tienda?

Para responder a esta pregunta, bastará con consultar los primeros resultados que Google ofrezca para esa pregunta. Si los primeros resultados que aparecen son recetas para elaborar queso de cabra, eso significa que los usuarios están buscando las mejores formas de hacer queso y ese es el contenido que se deberá hacer.